CLICK HERE FOR THOUSANDS OF FREE BLOGGER TEMPLATES »

18 abr. 2012

Capítulo 9: Noche de Chicas


Una vez terminado el asunto de mis misteriosos poderes, cambiamos al tema más común entre chicas: CHICOS.
“Debido a que a estas alturas no tendremos intimidad con nuestra psíquica, será mejor contarnos todo y cuando digo todo es TODO!” dijo Luz.
Todas nos quedamos viéndola, creo que ninguna quería hablar de cosas muy privadas pero ya estamos y no hay vuelta atrás.
Asentimos y una vez más me sentía como una mie…, tendría que mentirles y aunque acordáramos no hacerlo había cuestiones no discutibles.

“Entonces, cuál de las dos no aclarará por qué Luz se comportó de ese modo hace rato” increpó Carol.
“Es…Esto…”
“Esto qué, habla” le pidió Rach lanzándole un cojín.
“Bueno, estuve con Tom” dijo por fin totalmente roja.
“Si eso ya lo sabemos, ya los vimos juntos y eso no es extraño” apuntó Rach.
“Oye Luz si querías decirnos que formalizaron, quiero decirte que ya lo sabíamos” dijo Carol.


No pude disimular muy bien mi risa y ellas voltearon a verme.
“Si estás haciendo eso…” me advirtieron.
“No hago nada, solo me río de algo tan obvio” aclaré.
“Mmm?”
Miraron con ojos arrugados y llenos de confusión.
“Mejor que seas más específica” le urgí.
Suspiró y habló.
“Me acosté con él, tuvimos sexo vale? O quieren que sea más clara?” les informó sonrojándose aún más.
La perplejidad en los rostros de Carol y Rachel da mucha risa, cómo no habían entendido el mensaje y también creo que su reacción fue  exagerada.
“Cómo, cuándo, dónde…”
“Denle un respiro, una a la vez muchachas” les aconsejé.
“Ok, cuándo?” preguntó Carol.
“Bueno fue la tarde anterior de la compra de los vestidos…”
“Dónde?” fue Rach.
“…en su casa, dónde más?”
“Cómo fue?” dijo Carol.
“Creo que tu también lo sabes, al igual que Rachel no?” argumentó.
“No has contestado, dijiste todo” le aclaró Rachel.
“Fue todo muy bonito, arregló el cuarto para mi y es muy dulce y cariñoso.
Antes de que preguntes si, si me dolió pero no mucho; ya saben (ambas asintieron). Ya sabía sus intenciones con antelación y no me importaba que pensara en ello, él siempre piensa en mis deseos antes de hacer o proponer algo saben?”
“Cómo te sentiste, qué fue para ti?” dijo Rach.
“Lo fue todo, no puedo explicarlo… aún con las primeras molestias todo fue perfecto, su tacto, sus besos y los movimientos wow. (Suspiró)
Nunca pensé sentirme así, llegamos al mismo tiempo y esa sensación es la mejor del mundo. Creo que me ama, o al menos eso dijo, y yo a él” concluyó.


“Claro que te ama, daría lo que fuera porque no te apartes de su lado” le dije.
“Cómo sabes eso?” pidió.
“Niña tienes mucho que aprender, no solo lo vi en su mente cuando está contigo, sino también lo reflejan sus ojos” le dije.
“Los ojos son como ventanas del alma y de los pensamientos” agregué.
 “Te adoro” me dijo cuando me abrazó.
Cada una contó su primera experiencia y Rach dio lujo de detalles a su historia, ya no había secretos entre ellas, pero conmigo…
“Bueno mi queridísima Eris, ahora te toca a ti” me aseguró Luz con una sonrisa maliciosa.


“Qué quieren saber?” les dije
“Todo” dijeron.
“Bueno…aún soy virgen y todavía no me he enamorado de nadie, eso me deja una vez más fuera del grupo”
“Eh? Te sientes excluida?” me preguntó Carol.
“Por supuesto, mírense detenidamente y mírenme a mí. Todas ya han tenido novio y yo no, todas perdieron su virginidad con chicos a los que quieren y yo todavía soy una niña. Ustedes son hermosas y yo rara
Tengo que seguir con la lista?”
“En verdad eres tonta, ante ninguna vista te ves como una niña” dijo Carol.
“Eres incluso más hermosa y atractiva que yo” siguió Rach.
“Ami, ya te llegará a ti también. El chico que se adueñe de tu corazón, deberá pasar por un tormentoso interrogatorio por parte de nosotras y si lo pasa, será digno de ti” concluyó Luz.


Tocaron la puerta y todas se sobresaltaron, ante el ruido.
“Solo es Alex” las calmé.
“Qué quieres?” le grité.
“Hablar contigo”
“Lo siento, estoy ocupada. Mañana en el instituto”
“Si claro, bendita noche de chicas” dijo en un susurro.
Luego de que se marchara, el silencio reinó en el cuarto.
“El te extrañó, estuvo bastante preocupado” inició Rach.
“Lo sé” dije.
“Es razonable que esté enfadado, hemos acaparado a Eris para nosotras” argumentó Luz.
“Hace mucho que no lo hacíamos” apunté.
“De todas formas, aunque deseaba verte nosotras no se lo permitimos. Lo primero era arreglar esto” repuso Carol.
“Ok, lo entiendo.”
Mi semblante cambió a una máscara gris de pena.


“Eris qué sientes por él?”
La indiscreta pregunta me hizo sonrojarme.
“No lo sé, cómo quieres que sienta algo por alguien que apenas conozco y que cree estar supuestamente enamorado de mí”
“Supuestamente?” preguntó Carol.
“Oh vamos, el coquetea con todas y lo han visto. No pueden hacerme creer que quieren que lo tome en serio” les dije.
“Si le gustas, muchísimo. Todos estos años me pidió saber de ti, le envié fotos y muchas cosas. Y para que lo sepas, se metió en muchos problemas para venir aquí” me informó Luz.
“Nah, eso es imposible” dije.
“No, es verdad. A Shion poco le faltó para un infarto cuando se enteró, sus padres se cabrearon mucho y como ves aún así se quedó.
Solo para estar contigo” prosiguió Luz.


Me quedé sin palabras, cómo era posible que me quisiera de ese modo con solo haberme visto una sola y única vez hace ocho años.
“Te gusta?” me preguntó Rach.
“No lo sé, me siento confusa” y esa era la pura verdad.
“Me siento cómoda estando con él, me hace reír y no me siento forzada a sonreírle o ser amistosa, pero no siento nada en mi estómago que indique lo contrario a una amistad” proseguí.
“Si en verdad fueran iguales, sus tatuajes se reconocerían entre si y no habría duda de sus sentimientos. Pero a nuestra edad, suele suceder que ellos reaccionen ante nuestras hormonas y no por nuestras parejas” explicó Carol.
Mi mente mantenía muchas superlativas al mismo tiempo, sería posible que reaccionara con un humano? O solo eran las hormonas? Y si por casualidad, como todo está mal en mí, esto también?


“Y qué pasa entre tu y el nuevo Señor Popular?” me acusó Rachel.
“Señor Popular?” no entendía la terminología.
“No te hagas la tonta, sabes bien que hablo de Endimion” me reprendió.
“Si habla qué onda, se mostró muy preocupado co la noticia del accidente y realmente interesado cuando Rach habló contigo por la tarde”
“Primero, no sucede nada entre nosotros. Segundo, no creo que sea tan mala persona como para regocijarse ante la situación y tercero, solo debo interesarle como alguien a quien poder molestar.
Podemos cambiar de tema?” les pedí.
“Oh vamos, no lo encuentras atractivo siquiera?” me preguntaron.
“Si es lindo, pero también es un completo cretino y mal educado”
“Huh? Cómo es eso?” preguntó Rachel.
“Nada, es solo que no es tan agradable conmigo que con ustedes” les aclaré.
“Ok, eso es cierto. Yo soy testigo de la clase de química” confirmó Luz.


“Ya veo” dijo Carol.
“Ya veo qué?” le gruñí.
“Le gustas, es obvio. Se comportan como si tuvieran cinco años” me aclaró.
“Mira, no sé lo que te parezca pero no me gusta y solo lo tolero porque es su amigo vale?” le insistí.
“Bueno, bueno no te cabrees” me calmó Carol.
“Bueno, mañana por la noche les propongo un entrenamiento diferente y les mostraré el alcance de mis poderes. Pero eso si, después no se quejen si fui muy ruda” les dije.
“Qué tipo de entrenamiento” cautelosamente preguntó Rachel.
“Bueno es con los elementos y les mostraré mi poder mental” les aclaré.
“Ok, ya me voy a dormir. Tengo sueño” dijo Luz.
“Si, es verdad” la siguió Carol.
“Vale, buenas noches” dijo Rach.


Al rato ya todas estaban durmiendo y yo no pegaba un ojo ni contando ovejitas, me levanté y me senté en la ventana.
“Qué sucede Eris?”
Me preguntó Shadow, mientras se agazapada en mi regazo.
“Nada, solo es que tengo un extraño presentimiento y mis emociones están bastante desordenadas”
“Presentimiento?” dijo.
“Si, como que algo nos espera; pero no sé si es bueno o malo y solo me parece que estoy en una encrucijada y que pronto tendré que tomar una decisión”
“Recuerda que lo que define a una persona no son sus acciones, sino las decisiones que toma. Con ella tendrás que cargar siempre.”
“Gracias y sé que estarás ahí para ayudarme, también.”
“Por toda la eternidad, mi ERNISHGLATNUN.”
“Cómo me llamaste?”
“He dicho tu nombre en la lengua demoníaca. Por qué?”
“Por nada, solo suena raro”
Estaba mintiendo y él lo sabía. No me importaba en lo más mínimo, él me había llamado en la misma extraña lengua que el hombre de mis sueños.
Una lengua que no conocía y a su vez la comprendía a la perfección.


“Mejor dormimos, mañana hay instituto” le dije.
“Claro maestra”
“Te he dicho que…”
“Si, lo siento”
“Bueno, te transformas para arroparme?” le pregunté.
“Claro Eris, lo que quieras”
Mi Murf cambió de cachorro a un inmenso tigre, en el que suelo dormir apoyada todas las noches y sin esfuerzo caí en la inmenso oscuridad.

1 comentario:

Qué les parece????